Buenos Aires… ¡La mejor!

     Aun me veo caminando por el Barrio de Retiro, las Galerías Pacífico, toda la calle San Martin y sus alrededores, probándome abrigos de piel y al salir de una tienda encontrar a una pareja bailando tango y yo dispuesta a mover mis piernas con mucho glamour y temple; y como no, a tomarme una foto y comprarles un disco.

     Es fascinante viajar y conocer un mundo lleno de sorpresas, pasear por calles de asfalto  o de adoquines como las tiene Buenos Aires, ver el arte en su esplendor y disfrutarlo porque forma parte de su esencia.

     Después de comprar un abrigo, algunos candelabros y bandejas para mi casa, paré un taxi para llegar hasta un sitio que me habían recomendado y tomarme algo caliente, pues el frío me arropaba, sin embargo, durante el recorrido hice algunas fotografías hasta encontrarme en la intersección de la calle Ayacucho con la avenida Rivadavia, con una cúpula que me enamoró a primera vista; y aunque brillara, pero no tanto como debe hacerlo en verano esta creación arquitectónica de influencia gaudiana, que se asemeja a un diamante pulido; alcancé a leer su frase “No hi ha somnis impossibles”, fue como un mensaje venido del cielo, que me subió a la nubes y que por ironía del destino estas nubes me llevaron a tomar un chocolate caliente en el encantador “Café de los Angelitos”.

     El ambiente en la ciudad no cambia, aunque varíen las estaciones. Algunos amigos han  viajado y han quedado encantados con Buenos Aires, pero por mi parte puedo decir que no me sorprendió “Caminito”, esperaba ver más que tiendas con recuerdos al estilo mercadillo de los miércoles en mi ciudad y restaurantes turísticos. Lo que sí puedo recomendar son sus asadores como el “Siga la Vaca” en Puerto Madero, donde probé la mejor parrilla argentina… ¡mmm! aun la recuerdo ¡Y  hasta me llega el olor! Al final te sirven un té digestivo, claro, ¡después de tremenda comelona con postre de chocolate incluido, no es para menos!

      También recomiendo la compra de pieles para aquellas aficionadas a los abrigos, gorros, bolsos y zapatos  como yo, los precios no los verán en ninguna otra parte del mundo ;). Tienen una artesanía muy bien lograda, así que vale la pena comprar otra  maleta para meter todo aquello de lo que nos vamos a enamorar, menos a un chico, éste irá mejor en el asiento del avión jeje.

     A todo aquel que viaje a esta hermosa ciudad, le recomiendo que disfrute de su gente, de sus vistas, de un atardecer en el río de la plata, que de un paseo y disfrute del contraste que ofrece el barrio del retiro, de la belleza de la Plaza de las Naciones Unidas y por supuesto, que me recuerde 😉

     ¡Hasta pronto!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s