10 tips para que tus fotos parezcan profesionales

     El invento de la cámara digital nos brindó a todos la facilidad de tomar buenas fotos sin tener un gran conocimiento sobre la fotografía, pero una amiga me pidió el favor de que diera algunos tips a tomar en cuenta al momento de querer guardar para siempre un momento especial en uno de nuestros viajes.

Es por eso que a continuación enumero 10 aspectos para hacer una buena fotografía:

  1. Si  se quiere una buena foto se deberán tomar varias de la misma escena y luego revisarlas para quedarnos con la que consideremos perfecta, en esta práctica siempre se descubren los mejores ángulos de una imagen.
  2.  Mantén firme la cámara, con esto se logrará una imagen perfecta y bien definida. Puedes usar un trípode de ser necesario, aunque si prefieres pasar de este, una pared o un árbol servirá para tener más precisión. Mantén ambos brazos cerca de tus pechos y prueba usar tu dedo pulgar al tomar una foto vertical, de manera que el brazo no se extienda sobre tu cabeza.
  3. Utiliza el zoom o no te pongas muy lejos del objeto que te interesa fotografiar, si lo haces, la cámara captará el conjunto completo y el fondo envolverá por completo a tu objeto real.
  4. Es importante prestar atención a la iluminación de una imagen, ya que de esto dependerá que obtengamos una foto bonita. No hagas tomas del sujeto en frente del sol u otros reflejos muy brillantes, pues se creará mucho contraste en la imagen. Ahora si lo que se busca es una silueta, entonces usa la luz de fondo.
  5. En las tomas de interior, el flash es imprescindible si no tenemos luz natural o una luz artificial potente. En las de exterior, podemos usar el flash de relleno para atenuar las sombras y otros detalles.
  6. Si no queremos que las sombras nos jueguen una mala pasada, hay que evitar tomar fotos cuando la luz del sol es muy intensa. Por eso, los días nublados, los amaneceres y las puestas de sol, suelen ser una buena opción, ya que la luz se distribuye de manera uniforme y le da a la imagen lo que yo llamo, un efecto mágico, de hecho estas horas pueden mostrarnos cosas espectaculares.
  7. Para las tomas nocturnas, debe abrirse al máximo el obturador, si la cámara tiene esta opción, ya nos facilita ese trabajo.
  8. No centres todo lo que fotografías, nuestro instinto nos indica que debemos encuadrar los objetos para llamar la atención sobre los mismos, pero al ubicarlos descentrados podemos agregarle un elemento muy interesante a nuestra fotografía. La mayoría de las cámaras automáticas requieren que ubiquemos el punto de interés en el medio para enfocar, sin embargo la mayoría de las cámaras de hoy día permiten apuntar al objeto deseado en el medio, presionar el botón del obturador a medias para fijar el foco; y luego mover la cámara para reposicionar el objeto de interés en otro lugar en el cuadro.
  9. Observa tu fondo y tu frente. Se ha de tener mucho cuidado con lo que quedará detrás del objeto o sujeto principal de la foto, para esto evitaremos por ejemplo, vallas publicitarias encima de la cabeza o la esquina sobresaliente de un banco de la plaza atravesando nuestro foco. Los elementos de fondo o de frente deberán crear armonía en la imagen para que la misma resulte interesante. Para crear escala y perspectiva se puede incluir gente de fondo.
  10. Llena el cuadro. Imaginemos que nuestra fotografía es un lienzo, algunas veces podemos cortar partes del cuerpo de una persona,  para crear una composición sorprendente. Las fotografías apasionantes llenan el cuadro entero con su objeto de interés.

Y recuerda, después de éstos prácticos consejos, cuando quieras eternizar un momento, sólo tienes que presionar el botón de tu cámara y verás la magia plasmada en una imagen.

Anuncios

Un atardecer en Hinojos

           Pinares de Hinojos                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                        

     Desde hace cuatro años que mantengo una residencia en el poblado de Hinojos-Huelva, me costó adaptarme a la  vida del campo, a lo autóctono de los hinojeros cuando te saludan con tanta alegría que terminan siendo escandalosos, a esa manera de decir “¿qué pasa mi arma?” “¿Te quiereee llevá unas chuleticas bien buenas que me han llegao?” “¡Ojú hijo mira que tienes guasa!”, “¿Qué haze tíooo?”, “¿y esto se escribe azin?”, “No hija no”. En fin, innumerables frases llenas de afirmaciones, negaciones, preguntas y  respuestas pintorescas.

     Poco a poco esa mujer de ciudad que siempre fui, empezó a llenar su vida de plantas, pájaros y un perro; y comenzó a salir de la madriguera para ir al supermercado a comprar alimentos y por lo tanto a tratar con la gente del pueblo, sin embargo a medida que pasaba el tiempo me iba acostumbrando a la tranquilidad y sincronizando mi espíritu con las plantas y los animales, a disfrutar de los atardeceres y a pelear con el frío de invierno, insufrible para mi delgado cuerpo.

     Hinojos, aunque sea un pequeño pueblo con 3.882 habitantes, tiene unos atardeceres preciosos, no sólo porque está a 79 metros sobre el nivel del mar, sino porque casi todos sus 319 km2  de superficie están situados en una de las mayores reservas naturales de Europa como es el Parque Nacional de Doñana, lo que a su vez lo convierte en uno de los pueblos del Condado de Huelva con más extensión de terreno protegido por su riqueza natural.

     En fin, Doñana es lugar de paso y cría para numerosas especies y extiende sus pinares por gran parte de éste término municipal, tal como podemos apreciar en la fotografía, esta mezcla hace que disfrutemos de una verdadera fusión inspiradora de la propia naturaleza.

Blog de Indira Meza